El Comercio (Ecuador),

Amazonia *
Los indígenas refieren más hechos de contaminación

El caso Texaco abre la posibilidad de más juicios

Ayer la Corte de Apelación del Segundo Circuito de Nueva York falló a favor de las comunidades indígenas ecuatorianas. Se trata de la restitución de su demanda contra la estadounidense Texaco Inc. por daños ambientales en la Amazonia.

Además la Corte recomendó que el Gobierno del Ecuador aclare su posición en el problema y en todo caso, que se proceda con el mismo aun sin la presencia gubernamental.

"Con este precedente se puede iniciar cualquier otro tipo de acción contra otras empresas", dijo Luis Yanza, representante de los indígenas demandantes.

"La (empresa) City en el bloque Parapoa afecta a la reserva faunística Cuyabeno en la misma dimensión que Texaco, Orix está afectando mucho en la provincia de Orellana, Elf está afectando el Parque Nacional Yasuní y así otras empresas que en la práctica en la Amazonia están haciendo igual o casi un poco menor que lo que ha hecho la Texaco".

Las comunidades habían apelado la decisión del juez Jed Rakoff, quien en primera instancia dijo que no sometería a juicio el patrimonio de la compañía petrolera.

En su fallo, el Tribunal de Apelaciones para el Segundo Circuito, que abarca a las oficinas centrales de Texaco en White Plains, dio marcha atrás a una decisión tomada por una corte de menor rango que desechó las demandas por motivos jurisdiccionales y de otro tipo. El tribunal de apelaciones también desechó un fallo que evitaba que la República de Ecuador interviniera en el litigio.

Ahora Texaco tiene 30 días para presentar sus argumentos en caso de que la compañía quiera trasladar la jurisdicción del juicio a territorio ecuatoriano, de lo contrario, éste debería realizarse en territorio estadounidense.

Para Yanza el juicio debería llevarse a cabo en los Estados Unidos, pues existiría una ventaja.

"Si el juicio se realiza en el Ecuador, la Texaco se vería obligada a pagar los costos de la remediación ambiental y social, pero si se realiza en Nueva York, además de la obligación de pagar los gastos de la remediación, podría ser sancionada y multada.

La defensa de Texaco consistió en la teoría del "foro no conveniente", que dice que una Corte norteamericana no es la mejor para tratar el caso.

Además recurrió a la figura del "comity", según la cual una corte debería respetar las decisiones y políticas de cada país.

Los demandantes calculan la indemnización en más de USD 1.000 millones por daños con cerca de 30.000 millones de galones de desperdicio tóxico.

Las fechas clave de la demanda

Noviembre 1993 * Líderes de algunas etnias de la Amazonia ecuatoriana inician el proceso contra la Texaco por contaminar sus ríos y terrenos, causando una vasta devastación del ambiente selvático, y creando un dramático incremento del riesgo del cáncer de miles de personas.

Abril 1994 * El juez de la Corte Distrital de EE.UU., Vincent Broderick, en White Plains, Nueva York, niega la moción de Texaco.

Marzo 1995 * El juez Broderick muere de cáncer. El caso es reasignado al juez Distrital Barrington Parker, Jr.

Abril-diciembre1995 * El juez Parker sigue con el proceso. La Texaco presenta 70.000 páginas de documentos dando a conocer que sus operaciones estaban controladas en Ecuador.

Enero 1996 * La texaco renueva su moción, abril 1996: El caso fue reasignado al juez Federal Jed Rakoff de White Plains,

Abril 1998 * Declaración ante un panel de tres jueces en la Corte de Apelaciones de EE.UU. en Manhattan, para oír el argumento oral de los abogados de los indígenas de la selva tropical, la texaco y el Gobierno ecuatoriano.