Talas abusivas en el Bovalar del P.N. de Penyagolosa, una zona de cría de rapaces forestales y Pito Negro

Noviembre-2020

El Grup d’Estudi i protecció dels Rapinyaires-Ecologistes en Acció (GER-EA) ha tenido conocimiento que el monte de utilidad pública “Boalar y Sabinar” (MUP CS-015) situado en término de Vistabella del Maestrazgo, está siendo objeto de talas de grandes pinos negros endémicos, talas que indirectamente afectan además al sotobosque de vegetación arbustiva autóctona, bajo un supuesto proyecto de restauración del hábitat (Actuaciones de restauración de hábitats de interés comunitario: 9530* pinares (sud-) mediterráneos de pinos negros endémicos en el MUP Boalar-Sabinar, LIC y ZEPA Penyagolosa) en esta zona declarada LIC (Lugar de Interés Comunitario), ZEC (Zonas de Especial Conservación) y ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves), que forma parte de la Red Natura 2000 y afectada por la Directivas de Aves (2009/147/CEE) y de Hábitats (92/43/CEE).

El proyecto comporta talar 62.000 pinos, en su mayoria pino negro endémico y muchos de gran tamaño, de los cuales 15.000 maderables y 50 toneladas de leña sacada de arces, carrascas, robles y otros. Con un presupuesto de 1.200.000€ se ha adjudicado a una contrata por 600.000€ y cofinanciado con fondos europeos FEDER.

Miembros del GER se han desplazado a la zona para determinar el impacto en el bosque de grandes pinos donde habita una importante población de rapaces forestales, como águila calzada, águila culebrera, gavilán, azor, busardo ratonero, alcotán y donde incluso hay presencia de rapaces nocturnas como el búho chico. Especies de aves que necesitan un amplio bosque maduro para instalar sus nidos y una gran cobertura arbórea para su defensa y cría, por lo que cualquier alteración del hábitat actual puede interferir negativamente en su supervivencia.

En esta zona, incluida también dentro del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de Penyagolosa, se ha podido detectar la presencia de pito negro, ave muy escasa en la península ibérica, siendo la única zona donde se ha localizado recientemente esta especie en la Comunidad Valenciana, y que necesita grandes y viejos troncos para poder instalar sus nidos (revista Quercus 417, nov. 2020)

Todas estas aves necesitan de bosques maduros de pino con sotobosques muy poco alterados y autóctonos, caso como el existente de quejigos, arces, encinas, etc. También alberga endemismos y flora eurosiberiana, con presencia de micromamíferos y reptiles muy escasos en la C. Valenciana.

Por tanto, las intervenciones en estos bosques deben ser muy escasas o nulas y en caso de producirse, el objetivo debe ser aumentar el valor ecológico y la biodiversidad de la zona. Su ejecución, siempre vigilada por expertos, debe ser sumamente cuidadosa y casi “quirúrgica” evitando al máximo afectar al ecosistema.

Miembros del GER hemos observado y fotografiado las primeras actuaciones en la zona del mencionado proyecto de restauración y no pueden para nada etiquetarse de cuidadosas ni justificadas. De hecho, han comenzado por talar en algunos de los rodales de pinos de mayor tamaño y con mayor valor para la fauna. De ninguna manera puede calificarse de restauración del hábitat, pues hay espacios donde se han talado prácticamente todos los pinos de una forma absolutamente abusiva.

Nos da la sensación que dicha forma de tala presuntamente va más encaminada hacia una explotación maderera encubierta que hacia la mejora del hábitat. Decenas de pinos de grandes dimensiones ya han sido cortados y tememos que, de continuar a esta marcha, en breve serán centenares los pinos talados; esta zona ya ha sido objeto de grandes talas abusivas en el pasado en zonas de cría de rapaces.

Solicitamos a la Administración la paralización y revisión de las talas en el MUP CS-015, Boalar y Sabinar de Vistabella, y en particular de los grandes pinos tan importantes para las rapaces y el pito negro y una vigilancia estrecha por los agentes medioambientales y el personal técnico.